Jefe de policía de Woodburn condena la brutalidad policial del presidente Trump

Recientemente, el Presidente Trump pronunció un discurso en el que parecía animar y perdonar el uso de la brutalidad de los agentes de la ley contra los sospechosos que son sometidos bajo custodia policial.

Donald Trump: “Y cuando se ven estos barrios y cuando se ve cómo meten a los delincuentes en la parte trasera de una patrulla, yo digo, no los traten demasiado bien. (Risas) ¿Vieron cuando ustedes meten a alguien en la patrulla y le protegen la cabeza poniendo la mano sobre su cabeza? Esa persona acaba de matar a alguien y ustedes no quieren golpearle la cabeza. Yo digo: pueden quitar la mano”. Estas fueron las palabras del presidente en un dicurso llevado a cabo ante oficiales de policía en Bretwood, Long Island.

Referente a estas palabra Jams Ferraris, jefe de policía de Woodburn dejo en claro la postura de la policía local.

“Como Jefe de Policía de Woodburn, permítanme ser claro: no estoy suscrito a tal conducta, ni tampoco a nadie en mi departamento. Las observaciones del presidente son contrarias a nuestros valores organizacionales y no respetan la ley o los inquilinos de la policía constitucional, ni reflejan los conceptos de justicia procesal o de legitimidad policial. Nuestro departamento se enorgullece de estar a la altura de nuestros valores organizacionales de Integridad, Coraje, Orgullo, Respeto, Responsabilidad y Servicio cada día.
Nos esforzamos por tratar a todos con dignidad y respeto y hacer todo lo posible para asegurar que todos nuestros contactos y acciones estén dentro de la ley y la política del departamento. Estos son tiempos difíciles en nuestra profesión. No creemos en esa retórica con la que el bromea. Nuestros oficiales continuarán saliendo y haciendo el trabajo mejor y más profesional que puedan hacer cada día”, fue la declaración del Ferraris.

La Asociación Internacional de Jefes de Policía y la Fundación de Policía también criticaron los comentarios de Trump, al igual que los jefes de policía de Boston, Nueva Orleáns, Houston, Los Ángeles y Nueva York. Sin embargo, algunos críticos consideraron que la preocupación expresada no era auténtica. Samuel Sinyangwe, del grupo Use of Force Project, tuiteó: “Las declaraciones de los jefes de policía acerca de que no toleran la violencia policial son vacías cuando sus propios policías la condonan”.